Esas pequeñas manchas

¿Una cuestión de dinero?
30 abril, 2014
El jefe de servicio del Hospital Ramón y Cajal, nuevo presidente de la AEDV
7 junio, 2014

Esas pequeñas manchas

La globalización ha acentuado la introducción en nuestro vocabulario (y, no lo olvidemos, las palabras son el espejo de la vida) términos y conceptos generalmente relacionados con  lo grande.

Se habla así de la macroeconomía, las compañías multinacionales, los beneficios de las fusiones entre empresas, la gran banca o el mercado  global. Y, frecuentemente, con un subrayado de admiración o de envidia.

Resulta curioso  este planteamiento en una España donde el tejido empresarial, por ejemplo,  está constituido mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas que, en lógica correspondencia, son las que suman un mayor número de empleos.  Así ocurre también con la vida misma  donde, frente a un reducido número de grandes acontecimientos (justamente llamados excepcionales) , son las pequeñas cosas las que van tejiendo lo cotidiano. Hasta el punto de que son, precisamente, esos pequeños detalles los que trazan la línea divisoria entre la cortesía y la mala educación, la alegría y el buen humor y, a la postre, entre la felicidad y la infelicidad.

La dermatología tampoco ha podido sustraerse a esa dinámica que admira lo grande en detrimento de lo pequeño. Resulta frecuente, cuando se detecta  una pequeña alteración en la piel, recurrir al consejo de un amigo o al auto tratamiento, en lugar de acudir a la consulta del especialista. A veces, una pequeña mancha es el mensajero que avisa de un problema mucho mayor,  pero esta circunstancia tiende a ser ignorada. A veces, una pequeña mancha oscura, que aparece en nuestra piel, puede “esconder” un peligroso melanoma. Lo normal es atender sólo  a lo grande, lo que, en unos casos, empeora el pronóstico y, en otros, propicia la irrupción de desaprensivos sin preparación que suministran productos y tratamientos falsamente milagrosos.

Deberíamos prestar mucha más atención a esas pequeñas manchas, capaces de oscurecer nuestra piel o nuestra vida. En el primer caso, la solución es muy sencilla: acudir al dermatólogo. En el segundo, los afectados tal vez debieran replantearse algunas cosas en su dinámica vital.

 

Dr. Miguel Aizpún

Comments are closed.