La segunda opinión en dermatología

banalización dermatología
La banalización de la dermatología
20 abril, 2015
congreso aedv sevilla
Sevilla acogerá este mes el 43 Congreso de la AEDV
10 mayo, 2015

La segunda opinión en dermatología

segunda opinión dermatólogo

La búsqueda de seguridad constituye una de las primeras aspiraciones del ser humano, por naturaleza inseguro. Dicha aspiración se acentúa en el caso de sufrir una enfermedad, cuyo origen y curso futuro, al ser materia desconocida por el paciente, le suponen una verdadera fuente de angustia.

No resulta extraño, pues, que muchos enfermos tiendan a requerir una segunda opinión sobre el diagnóstico de sus dolencias, sobre todo si consideran al primero particularmente desfavorable. Este planteamiento se ve, además, alentado por la numerosa información (no siempre fiable) suministrada por una variada gama de canales, especialmente Internet. Las redes sociales se han convertido también en todo un caudal de experiencias, opiniones y consejos que, frecuentemente, contribuyen más a incentivar la zozobra que a infundir tranquilidad.

Recabar una segunda opinión en dermatología resulta aceptable, incluso conveniente, siempre que se cumplan algunas condiciones básicas. La primera es que el intercambio de información se efectúe entre auténticos especialistas en la materia y no (lo que ocurre frecuentemente) entre la prescripción del dermatólogo y el consejo de algún desaprensivo sin la adecuada formación o la experiencia de un amigo.

La segunda condición es que la opinión dermatológica se solicite a un centro o a un especialista de referencia, con el objetivo de mejorar o complementar el primer diagnóstico. Y el tercer requisito es que se siga considerando, tras una reflexión serena, que la petición sobre un segundo diagnóstico aliviará efectivamente una inseguridad que hace sufrir al paciente.

Las nuevas tecnologías están facilitando considerablemente el contraste diagnóstico en dermatología. El intercambio de información clínica resulta hoy mucho más rápido, gracias al envío de imágenes y a la conexión, al momento, de experiencias y opiniones. Pero estos avances tecnológicos, con ser muy importantes, deben mejorar y no sustituir la necesaria cercanía entre el enfermo y su dermatólogo, dado que el factor humano resulta fundamental para el tratamiento con éxito de varias afecciones con una fuerte imbricación psicológica.

Dr. Miguel Aizpún

Comments are closed.