Un balance y un propósito dermatológico

La dermatitis atópica afecta a más del 10% de los niños españoles
12 diciembre, 2014
Las 10 novedades en Tricología del 2014
28 diciembre, 2014

Un balance y un propósito dermatológico

Cuando el año se acaba, resulta habitual el hacer balance de lo pasado y establecer los propósitos de futuro. El examen anual tiene la ventaja de centrar su atención en lo inmediato, con lo que se gana mucho en el ámbito de lo práctico. Sabido es que las deudas y proyectos de largo plazo muestran una irrefrenable tendencia a quedarse en agua de borrajas.

Estas fechas son las más convenientes para hacer un repaso a los cuidados que prestamos a nuestra piel, detectar los aspectos negativos y tratar de corregirlos o eliminarlos en el futuro. Además, el cambio de estación introduce modificaciones que deben ser atendidas.

Es el momento ideal, pues, para realizar una visita al dermatólogo y plantearle todas las preocupaciones relacionadas con nuestra piel. En esta consulta, el especialista establecerá las pautas de conducta más adecuadas, las que reforzarán la protección dermatológica durante el año.

Existen varios ámbitos de la atención médica donde la visita periódica al especialista se considera muy necesaria. Sin embargo, en dermatología persiste la creencia tradicional de que únicamente hay que acudir al médico cuando uno se siente enfermo. Y es un craso error, ya que la protección de la piel sana es la mejor garantía para prevenir las afecciones que la acechan.

Hay todavía muchas personas que tratan a su piel de igual modo en todo el año. Gráficamente, es como si, en el crudo invierno, se mantuviera la costumbre veraniega de vestir de manga corta. Y, sin embargo, combatimos de inmediato el frío y no lo hacemos con la deshidratación que acentúa.

Nuestra piel guarda memoria de los errores que vamos acumulando a lo largo de la vida. Es cierto que muchos de estos errores escapan a nuestro conocimiento, lo que resulta comprensible. Por eso resulta imprescindible acudir al dermatólogo, que es el especialista adecuado para trazar la mejor estrategia de protección en beneficio de nuestra piel. Es la dirección acertada para hacer un buen balance y un eficaz propósito de mejora en el ámbito dermatológico.

Dr. Miguel Aizpún

Comments are closed.